domingo, 12 de octubre de 2008

Visitando Delhi

El pasado sábado pude disfrutar de mi primera visita turística a la ciudad, y mi primera incursión también en el norte, otro mundo si lo comparamos con la zona sur, donde vivo. Esto es un remanso de paz y tranquilidad si lo comparo con el barrio de la Gran Mezquita, por ejemplo.

En general, fue un día bastante completo, que tengo que agradecerle a Madhuvan, otro profesor español, un tio super interesante cuya novia es española. Un encanto de persona con el que podría pasar horas y horas hablando de lo que sea, en especial de religiones, que de eso sabe un montón. Y además conduce la moto con prudencia :)

Nuestra primer punto a visitar fue Jama Masjid, la mezquita más grande de la India, construida en 1650. Abren desde el amanecer hasta que se pone el sol, pero durante las horas de oración (5, 13, 15 y 17), la entrada a turistas está prohibida. El acceso es gratuito, aunque hay que pagar unas 200 rupias si quereis hacer fotos como estas:







Por supuesto, hay que descalzarse antes de entrar, y no se puede pasar con pantalones cortos (te dejan una especie de pareo en la puerta en ese caso).



Desde la puerta oriental, corría un canal que llegaba hasta el Fuerte Rojo (otro de los monumentos más importantes de Delhi, pero que dejamos para otra ocasión), y que hoy día esta tomado por cantidad de vendedores ambulantes. Aquí y en los alrededores de la mezquita es donde se encuentra el auténtico espectáculo.





Para almorzar fuimos al restaurante Karim, en una callejuela justo enfrente de la entrada sur de la mezquita (puerta 1). Es uno de los sitios más conocidos y con más solera de la zona. Me encantó el Karim Roll (una especie de mini-kebab) y el Butter Chicken, acompañado de naan, un tipo de pan hecho con levadura amasada con leche y cocida al horno. Todo riquísimo y a un precio bastante económico.



De vuelta al sur, y tras pasar uno de los momentos más desesperantes, y a la vez más divertidos que he tenido nunca (imaginad por un momento, lo que es ir montado detrás en una moto, en medio de un atasco demencial, y sentir el aliento de un caballo en la nuca), paramos en la Puerta de la India. Esta mole, construida en la epoca colonial, conmemora a todos aquellos soldados indios muertos en la Primera Guerra Mundial.



Un poco antes de caer la tarde (aquí a las 18 ya empieza a oscurecer) y como colofón final a un gran día, visitamos el complejo de monumentos Qutb, declarado Patrimonio de la Humanidad, y donde destacan la mezquita Quwwat-ul-Islam, la más antigua de la India, y por supuesto, su minarete, el Qutb Minar, de 72 metros de altura.






Aquí tenemos a Madhuvan, que aparte de profesor es un guía estupendo

En el patio central se halla un pilar de hierro forjado en el siglo III, el único resto del templo hindú que se erigía en el lugar de la mezquita. A pesar de su antigüedad, no tiene ningún resto de oxidación..curioso. Según se dice, si abrazais la columna de espaldas, y vuestras manos se tocan, entonces vuestros deseos se harán realidad.



Por desgracía, hay una valla que impide el paso, y no se os ocurra pasarla si no queréis sufrir la ira del segurata, vaya elemento. El hijo de mil padres estuvo a punto de pegarle a un niño con un palo por saltar la valla; una escena lamentable, pero por lo que he oido, eso de pegarle a los niños no está tan mal visto aquí en la India.

3 comentarios:

Stels dijo...

Que bueno lo del caballo no?? jejejejej no me lo quiero ni imaginar porque ya me descojono....y que pasa? alli no se usa casco no? eso no se lleva...XD

Cuando YO visite la Mezquita (no recuerdo el nombre ) de EGipto, iba tapada, por supuesto,pero al sentarme el pantalon se me bajo, y se me vio un poco de carne..juasss pues ya vinieron a llamarme la atencion y a decirme que ayi tenia que estar tapada!!!! que fuertee

Veo que te estas relacionando muy bien con la gente y que son amables no? me alegro.
Estan chulas las fotos!!! y aunque no este mal visto pegarle a los niños..NO SE TE OCURRA PONERTE AHORA A DAR TORTAS POR AHI EH? jejeje

Pakonas dijo...

Que va mujer, si son muy graciosos. No sé que se le puede pasar a un adulto por la cabeza para poder ponerle una mano encima. Pero, bueno, hay de todo, a ver si os vais a pensar que son todos como el segurata ese. No vayamos a generalizar.

Odara dijo...

Yo sí que vi varias veces cómo un tipo que estaba hablando tan sonriente contigo de repente le soltaba un revés iracundo a cualquier chavalillo que se te hubiera acercado a mendigar y, acto seguido, seguía hablando contigo como si nada. Creo que el respeto en la India es un concepto bastante diferente del nuestro. No estuve tanto tiempo como para descifrarlo, pero sí que creo que dos factores clave son la edad y, sobre todo, la casta. Y eso que se supone que el sistema de castas quedó abolido, pero eso es política-ficción. Cuando ves cómo se tratan unos a otros por el "mero" hecho de haber nacido en el seno de una familia de otra casta te asqueas bastante. Claro que no tenemos derecho a juzgar como extranjeros advenedizos pero, qué quieres que te diga... a mí la religión hindú me parece una de las formas de control más refinadas que existen.