sábado, 29 de noviembre de 2008

De boda

Esta mañana por fín he podido tachar uno de los objetivos de la lista que me propuse antes de llegar: asistir como invitado a una boda india. Una alumna (¡gracias Neha!) me lo propuso el otro día, y no podía negarme, la verdad. A ella la había invitado otra amiga, que es prima de la novia. Digamos que he estado allí simplemente para asomar la cabeza y ver sólo una pequeña parte de la ceremonia, y de paso lucir el "kurta" (prenda tradicional india) que me compré ayer en el mercado. A pesar de lo poquito que he estado (tenía una clase al mediodía) ha sido muy interesante y espero poder quedarme a alguna entera la próxima vez.


Aquí el jardín donde ha tenido lugar la ceremonia. Como veis, en esta no había mucha gente, pero normalmente suelen rondar los 300 invitados.

Las bodas indias suelen durar 3 días, aunque los diferentes rituales difieren de una región a otra. Ésta, por lo que me han dicho, era típica del sur. El primer día, el novio desfila con toda su comitiva, y sus familiares y los de la novia se encuentran e intercambian guirnaldas. Luego, por la noche, hay música y baile.
El segundo día está dedicado al mehndi, donde las manos y los pies de la novia son decorados con henna.
Y finalmente tiene lugar la ceremonia principal, que es a la que yo he ido, que se compone de varias partes (yo sólo he visto tres, pero aún quedaban al menos 14 más!!)


La banda de música, que no ha cesado ni un segundo de amenizar.

Estaba por hacer una explicación detallada de todos los pasos y rituales, pero son tantas cosas y detalles que mejor los guardo para otra ocasión, y me limitaré a los que yo he podido presenciar. Cuando llegamos, estaban en pleno Kanyadaam, donde el padre de la novia le concede la misma a su futuro marido, a la vez que este sostiene un coco (cuya agua se considera sagrada), y recita una serie de oraciones, expresando su compromiso y amor eterno a su futura esposa.





A continuación, el novio y la novia se cogen de la mano, y declaran que se amarán mutuamente, creceran felizmente y se guiarán el uno al otro, y van recitando al unísono más oraciones dedicadas a diferentes dioses y símbolos religiosos. Al final, los novios rinden homenaje a Agni, dios del fuego, arrojando al mismo diversas hierbas aromáticas.



Me quedé con las ganas de ver la ceremonia completa, pero debía salir de allí pitando para la clase, Una lastima porque me hubiese gustado al menos felicitar a los novios, aunque no los conociera de nada, y de paso hacerme una fotillo de recuerdo, como esta, con mi alumna, a la que le debo el haber podido disfrutar la experiencia, y unos amigos de la misma:



Gracias también a mi coleguita, el estilista, que me recortó la perilla con mucho arte.




El chaval se emocionó tanto que me queria recortar a navaja también la coletilla de "perroflauta" que me estoy dejando, pero le dije que mejor otro día si eso.

5 comentarios:

Stels dijo...

jejejejeeje yo flipo con cada entrada!!!! pero, no ha sido el primer proposito que has tachado de la lista no???

Bueno aun te quedan muchas cosas, y mucho tiempo claro!!! (por desgracia, jopeta)

Estas monisimo con el kurta! al principio al ver la foto la pase de largo hasta que me di cuenta que tabas ahi jejejejeje.

Y vaya tela con las bodas indias, luego dicen de las de los gitanos!!! QUE SE VAYAN A LA INDIA.

El estilista es mu apañao, te recorto la perilla y te dejo intacto! anda la proxima vez hazle caso y cortate tambien lo otro!

Pakonas dijo...

Jajaja..entonces quieres decir que paso por indio ya casi, no? deberías venirte pa´ca unos diitas, y te invito al estilista.

Dani dijo...

Pero Paquito, no ves que si te dejas coeltilla vas a convertirte en el autentico...BARÓN ROJO

Pakonas dijo...

Jajaja..que grande :) Si ya lo dijo el profeta..algún día los calvos con melena dominarán la tierra, tiempo al tiempo.

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.